Image-empty-state.png

El abogado del terror

"Condenad a ese negro de Brazzaville y a ese árabe de Argel que  pusieron bombas, pero también, condenad a los oficiales que cometieron  torturas en Africa. Si no empezaís por ahí, no tenéis el derecho moral  de hacerlo"."La vida la concibo como un enriquecimiento intelectual permanente.  Nuestra visión del mundo cambia con el tiempo porque lo vemos desde  diferentes perspectivas. Esta profesión –abogado– da la posibilidad de  verlo desde el punto de vista de los terroristas, la policía, el  criminal, la virgen y la ninfómana. Y esto, sin lugar a dudas, mejora la  visión particular de cualquiera”."Mi  moral  es estar en contra de todas las morales, porque si no es anclar la vida"."El público está siempre dispuesto a colocar la etiqueta de monstruo rápidamente. ¿Pero existe el «mal absoluto», que conlleva esa etiqueta, en nuestro mundo?".
Jacques Vergès


¿Quién es capaz de decir todo esto?

¿Una persona  que solo busca notoriedad? ¿Un maestro de la  ambigüedad? ¿Un genio de la retórica? ¿Un defensor de lo indefendible?  ¿Alguien que denuncia la hipocresía de la sociedad occidental en cuanto a  los derechos fundamentales del hombre?


Después de ver la película me lo dices.

Este documental no sobresale por un formato novedoso, ni porque  aporte nada excepcional en su estructura, al contrario; tiene un modelo  clásico dentro de su género: entrevistas con Vergés, intercaladas con  otras a personajes que se relacionaron con él, testigos, expertos;  documentos relativos a su vida... etc. Aquí, lo importante es el  personaje, y el retrato parcial de ciertas épocas y acontecimientos  donde ha participado de forma relevante.


A Schroeder, que se ha movido dentro de la ficción, entre  producciones de Hollywood y otros filmes  polémicos como "La Virgen de  los sicarios", le tachan de tener una visión documental en algunas de  sus obras de este género: "El Misterio Von Bulow", "El borracho"  (retrato de C. Bukowski). Si a esto se añade otro trabajo documental  anterior: "General Idi Amin Dada" (1974), no tiene que extrañar el  magnífico resultado que con este trabajo ha conseguido.


Es difícil encontrar equilibrio en el  tratamiento del personaje  objeto del documental. En "Idi Amin" lo sorteó con éxito dándole un  carácter de autorretrato. Aquí, trata de buscar la objetividad, la  asepsia, en el enfoque sobre el personaje, pero  a duras penas lo  consigue: coloca imágenes de un pueblo de Camboya, fotografías de Vergès  abrazando a Nuan Chea (nº 2 de los jemeres) y una entrevista con Pol  Pot donde éste dice lo bien que se lleva con V. (ambos se conocían desde  los años 50. estudiaron juntos como se ve en el documental), mientras,  se oye a Vergès afirmar que se ha sobredimensionado el genocidio de los  jemeres rojos al contabilizar entre los muertos que causaron, los  debidos al embargo norteamericano y al ejército vietnamita. El director  ha manifestado que es la obra más arriesgada que ha realizado llegando a  descartar en el montaje final ciertas entrevistas con V. por temor a  presentarle como alguien simpático o que tiene la razón. Esta es una  biografía de carácter «no autorizada», ya que, al principio V. dijo que  dejaba libertad total al cineasta, pero al final no quedó contento con  el resultado y en ese sentido se manifestó públicamente.


Película polémica y provocativa por la figura y el tema. El film  suscita interesantes cuestiones éticas de difícil respuesta. Su  «estrategia de la ruptura» (acusar a los demandantes de los mismos  delitos que se acusan a los demandados) le dio éxito en su primera  época. Si este personaje te seduce, se recomienda un libro recién  editado por Anagrama (2009): "Estrategia Judicial de los procesos  políticos", donde V. establece una diferencia crucial: la estrategia de connivencia y la estrategia de ruptura.  En los procesos de connivencia, el acusado respeta las reglas de juego,  en los de ruptura se erige en acusador de los representantes legales de  un sistema considerado injusto.


Jacques Vergès (ver Wikipedia), nació en Tailandia, se crió en la isla de Reunión (colonia francesa). A los 17 años se traslada a París, ingresa en el PC francés, estudia Derecho. Defiende a combatientes del FLN argelino, entre ellos a Djamila Bouhired, quién durante la batalla de  Argel (1956) puso una bomba en un bar y causó la muerte de 11 personas  (aparece en el film de Gillo Pontecorbo). Consiguió convertir a la joven  en un símbolo de la lucha por la libertad de los países colonizados. En  1962 es liberada. Se casó con V. y tuvieron dos hijos. V. se erigió en  uno de los principales defensores internacionales de la lucha  anticolonialista. En 1970 abandona a su familia, y desaparece  completamente hasta 1978, nunca ha comentado, ni se ha conseguido  averiguar qué hizo en esos años (André Malraux dice: la verdad acerca de  un hombre se encuentra principalmente en lo que no dice). Se ha  especulado mucho sobre como vivió esos años (tratamiento interesante en  el documental): ¿estuvo en Camboya, Cuba, Palestina, París, China,...?,  ¿es verdad que estuvo en España, acogido por un novelista español?.  Aparece de nuevo en 1978 y se dedica a defender a militantes del FLP palestino y de la Facción del Ejército Rojo alemán, incluida Magdalena  Kopp con la que tuvo una relación sentimental. Posteriormente, llega a  defender a Klaus Barbier (asesino nazi francés), a varios dictadores  africanos, llegando a ofrecerse como abogado a Milosevic y Saddam  Hussein.


La historia y la justicia oficial la establecen los vencedores , eso no significa que se basen en lo que realmente ocurrió.


Autor: Le métèque


SESIÓN 1987 - 05/05/2009
L’AVOCAT DE LA TERREUR · Francia · 2007 · 135 min.
Dirección: Barbet Schroeder · Fotografía: Carolina Champetier y Jean-Luc Perréard · Montaje: Nelly Quettier Producción: Magnolia Pictures, Wild Bunch, Yalla Film · Intérpretes: Jacques Vergès · Bassam Abu Sharif · Klaus Barbie · Abderrahmane Benhamida · Djamila Bouhared · Bachir Boumaâza · Maître Brahimi.