top of page

CINE DOCUMENTAL, NO; CINE A SECAS, SÍ

El martes vimos el bonito Zinzindurrumkarratz, ¿lo he escrito bien?, el documental- porque así se presentaba- del inquieto y siempre interesante Oskar Alegría. Pero el caso es que durante su proyección y con la cabeza a mil por hora, eso siempre, me dio por pensar que, hoy por hoy, esto del Cine Documental, con las sombras de la verdad y de la mentira revoloteando continuamente sobre su cabeza, se me antoja una etiqueta que bien puede adelantarnos algo sobre lo que vamos a ver cuando las luces de la sala se apaguen (la ironía del cinematógrafo, ¿verdad?), pero poco más que eso: una etiqueta que, por no incluir, no incluye ni un código de barras ni tan siquiera el precio en euros.


Y es, entonces, cuando pensé un poco más y me resultó que el Cine Documental, y de la misma manera que el Cine de Ciencia Ficción o el Western, o el Cine Negro o el Cine Musical o el Cine Pornográfico, ¿por qué, no? o el Cine de Animación o el Cine Histórico o el Cine de Aventuras o el Cine Mudo, no deja de ser, antes que nada, Cine y, de esta forma, en él debería entrar con los mismos caracteres esenciales que sus otros compañeros de género. Porque todos ellos son Cine y entran en ese único saco de las 24/25 imágenes por segundo.


Así que Zinzindurrumkarratz es Cine, antes que Cine Documental, y como tal deberíamos valorarlo olvidando aquellas etiquetas que queramos colgarle a modo de sambenito. Que el Cine Documental se haya distinguido del resto de sus hermanos y hermanos por una irrenunciable vocación "de verdad" es, sinceramente, un aspecto que, en estos tiempos cuando el falso documental se pasea por nuestras salas a sus anchas, me trae realmente sin cuidado. Tanta verdad veo en los Hombres de Arán, de Flaherty como en Gertrud, de Dreyer. O, ¿habría alguien que se atreva a defender que Gertrud no es verdad?


Por todo ello, una sugerencia: borremos las etiquetas que sólo reducen al cine en aras de una pretendida y malentendida comodidad para "situarnos" o por unos amables- gracias, pero no me hacen falta- objetivos "aclaratorios", porque el Cine es demasiado grande para ellas. Así que ¡basta ya! con el cine de montaña, con el cine para mayores de 65 años, con el cine sobre mujeres, con el cine de temática lgtb, y acabermos de esta manera con las divisiones, subdivisiones y subsubdivisiones o, por lo menos, si no poseemos esa necesaria fuerza de persuación, no las tengamos demasiado en cuenta o coloquémosle por delante otra etiqueta, ésta sí, y hablemos entonces de Muestra de cine de montaña, o de lo que se quiera "mostrarnos" cuando vayamos a ver una película, sea del género que sea porque, por encima de todo, estaremos viendo Cine, y nada más que Cine.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Blog Fas.png
bottom of page