Image-empty-state.png

Alphaville

Sesión Especial • Presentación del libro ‘Lifeforce: minuto a minuto’.


Inv.: Jorge Núñez y Marc Urquijo.


Alphaville amalgama la ciencia ficción y el cine negro, la poesía de Paul Éluard, fragmentos borgianos, y homenajes ‘pop’ a todo  lo que se mueve, como el cómic, al que Godard recurre para el nombre de los agentes Dick Tracy y Flash Gordon. Alphaville, metrópolis del futuro, vive controlada por el doctor Von Braun y su máquina Alpha 60. Todos los habitantes son obligados a vivir según las leyes de la lógica que la máquina produce, en un presente vaciado de sentido (no hay pasado ni futuro), donde cada acto se ha mecanizado y los sentimientos han sido erradicados (incluso llorar por un luto es delito de estado). 


Los diálogos de Alphaville son potentes, dicen también que filosóficos y poéticos. Todo está contado sin explosiones, ni maquetas, ni efectos especiales. Toda la magia radica en la palabra, en atmósferas con luces, claroscuros, dibujos, planos atrevidos y una excelente resolución fotográfica en blanco y negro. Y el recurso de la voz en off rasposa de un narrador malvado que hace de contrapunto al héroe, el agente encubierto Lemmy Caution, alias el periodista Ivan Johnson.

SESIÓN 2159 - 14/1/2014 

ALPHAVILLE ∙ Francia ∙ 1965 ∙ 99 min. 

Dir.: Jean-Luc Godard ∙ G.: Jean-Luc Godard ∙ Fot.: Raoul Coutard ∙ M.: Paul Misraki ∙ Prd.: Athos Films / Chaumiane / Filmstudio ∙ Int.: Eddie Constantine, Anna Karina, Akim Tamiroff, Valérie Boisgel, Christa Lang, Jean-Pierre Léaud